La decadencia

La decadencia y la última reelección

En 1908, Díaz realizó una opinión pública a los Estados Unidos de que en su gobierno reinaba la democracia. En esta publicación, declaró al periodista James Creelman que él creía que su pueblo mexicano estaba ya apto para ejercer sus derechos cívicos sin peligro de que se trastornarse el orden y que no vería mal la fundación de un partido de oposición ya que no deseaba continuar en el poder. Esto incitó a los científicos agrupados en su unión liberal llamado círculo de amigos del general Díaz pues vieron en las declaraciones del presidente un conflicto para su situación de dominio.

Los ciudadanos mexicanos creyeron las declaraciones del dictador y decidieron constituir partidos políticos de oposición para intervenir en la lucha electoral la cual puso el fin al régimen de Don Porfirio Díaz. Desde el año 1900, el ingeniero Camilo Arriaga instauró la organización de liberales en toda la república desde San Luis Potosí. En 1901, Arriaga reunió, en la capital potosina, el primer congreso liberal mexicano con el propósito de instaurar un partido liberal mexicano. Estas acciones lograron levantar la bandera política del liberalismo.

A dicha reunión asistieron cerca de 300 delegados, entre los que figuraban los hermanos Flores Magón, Juan Sarabia y el profesor Librado Rivera. Aquí, se obtuvieron acuerdos como la resolución del problema agrario para los campesinos, también, se pidió el derecho de huelga y la jornada de ocho horas para los trabajadores de la ciudad. Los representantes de este congreso formaron una activa campaña político-social en enero de 1909. Los creadores de este partido llamado: el Partido Nacional Mexicano realizaron el periódico “Regeneración” que resaltaba el incumplimiento de la Constitución de 1857 y la miseria mexicana como consecuencia del gobierno de Porfirio.

De esta manera, se organizó el partido democrático, compuesto de elementos en su mayoría porfiristas, pero no científicos. Este grupo aspiraba una evolución pacífica de la administración del gobierno de México para cambiar el régimen de la dictadura por el imperio de la ley y de la Constitución. Los integrantes exigían la reforma del sistema electoral, la libertad de pensamientos, el respeto a la vida humana y al municipio libre, la moralización de la justicia, el útil empleo del tesoro público, el fomento de la educación pública, el crédito interior y leyes sobre accidentes de trabajo. El presidente de este partido fue Benito Juárez Maza junto con los intelectuales de la clase media.

A principios de 1909, se organizó un partido antirreleccionista que postulaba el principio de “Sufragio libre. No reelección”. Firmaron el manifiesto de dicho partido Francisco I Madero, Emilio Vázquez Gómez, Filomeno Mata y otros. Este partido se encontraba en desacuerdo con las políticas de Porfirio Díaz y realizaron una invitación a que el pueblo asistiera a las votaciones. A éste se le unió el partido rayistas quienes más tarde constituyeron un partido nacionalista democrático. Este grupo consideraba que la revolución era indispensable para destruir el régimen social de la dictadura. Sus principales dirigentes fueron el ingeniero Angel Zozaya y el periodista Diego Arenas Guzmán.

El principal contrincante de Porfirio Díaz fue un partido político que inicio Francisco I. Madero. Éste y sus partidarios crearon el Partido Nacional Antirreleccionista en abril de 1910. El objetivo del partido era volver a establecer la Constitución de 1857 donde se le prohibía la reelección a los presidentes, gobernadores y legisladores. Además, dicha Constitución respetaba las garantías individuales.

El 26 de junio de1910 se llevó a cabo la elección, en lo que todo estaba preparado para el triunfo de Díaz- Corral. Así, ambos fueron declarados presidentes para el sexenio 1910-1916. El día de las elecciones, Porfirio ordenó encarcelar a Madero, pero al salir éste desconoció los resultados de las elecciones y proclamó el Plan de San Luis con ayuda del Partido Liberal Mexicano. De esta forma, el pueblo se levantó en armas contra el general Díaz y nombraron a Madero un presidente provisional. Esta proclamación se hizo a manos armadas para derrocar a la dictadura Porfirista.

Durante los últimos largos años de su gobierno, el general se enfrentó a serios problemas como el alza en el precio de los productos del comercio como el maíz y el cobre. En el Porfiriato, se llevaron a cabo más de 200 huelgas en la industria ferroviaria, minera, cigarrera y textil. Las más mencionadas son las de Cananea y Río Blanco en 1906. Porfirio lidió con las fuertes críticas de los partidos liberales. Los campesinos y peones continuaban inconformes y oprimidos lo que los incitó a tomar armas para recuperar su tierra y libertad el 20 de noviembre de 1910. El gobierno Porfirista envejeció, él tenía 80 años y su gabinete en promedio pasaba los 70. Los nuevos partidos comenzaron muy pronto a hacerse populares y a ganar gente gracias a sus propuestas democráticas.

Los levantamientos revolucionarios eran seguidos. En Puebla, eran dirigidos por Aquiles Serdán. Francisco Villa y Pascual Orozco se levantaron en Chihuahua. En Morelos, se hacía cargo Emiliano Zapata. Estas revueltas debilitaron y desgastaron el gobierno Porfirista que duró más de 30 años.

La posesión de Juárez por los revolucionarios Villa, Orozco y Madero terminaron con el presidente de México. El 21 de mayo de 1911 el general Porfirio Díaz firmó los Tratado de paz donde deja a la presidencia en manos de León de la Barra (secretario de relaciones exteriores) y dio fin al periodo del Porfiriato. El 26 de mayo, Porfirio, parte a Veracruz para embarcarse rumbo a la Habana y, posteriormente, a Europa. El 2 de julio de 1915, a la edad de 84 años, Díaz fallece en París. Hoy en día, sus restos descansan en el cementerio de Montparnasse en París.

Bajo su dictadura, México adquirió un importante progreso económico ya que aumentaron las inversiones de capital extranjero. Esto mejoró la construcción y expansión de la red ferroviaria, se elevó el desarrollo de la minería de plata y se instaló la primera línea telefónica. También, inauguró la comunicación vía telégrafo, exhibió el fonógrafo, entre otras cosas. Por esto consideramos que Porfirio Díaz fue una persona muy importante en la evolución de México pues logró muchos avances que ahora son muy significativos en nuestro país.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: